Ninguna receta mágica

17311310_1274558405953021_3941871066833430652_o
Foto: Sebastian Pagniez

Por Diego Villarino

El partido contra Argentinos tenía varios condimentos. En primer lugar, la jerarquía del rival, donde supieron pasar futbolistas como Maradona, Redondo, Insúa y Riquelme. En segundo orden, la posición del Bicho en la tabla, a tres del puntero y candidato a ascender. También estaba sentado en el banco a Gabriel Heinze, quien vistió la camiseta del Seleccionado Nacional.  Desde afuera alentó el colorado Mac Allister, lateral recordado por su paso en Boca.

Brown dejó todo, generó situaciones y tuvo contra las cuerdas al visitante. Probablemente fue el mejor partido del campeonato:  fútbol y actitud para morder en cada rincón. Disputaron cada pelota como si fuera la última, unos soldados en el sentido estricto de la palabra. El Tricolor mostró los dientes afilados.

Vico acertó en el planteo. Colocó a Barbosa, quien regresaba de la suspensión, desactivó el triple cinco y agregó a Nieto en el ala ofensiva del mediocampo. A Maidana lo acompaño Pereyra, la dupla de volantes centrales frenaron cada avance . Cuando ingresó Oviedo tampoco se achicó.  Una táctica audaz y valiente teniendo en cuenta el tamaño del oponente.

Martín Ríos salvó las pocas opciones del contrincante. Los guantes del uno volvieron a brillar, su experiencia es clave para afrontar este tipo de fechas. No le tiembla el pulso y responde siempre. Tapó un mano un mano en la etapa inicial impresionante. El martes Brown fue un verdadero equipo: Del arquero a García.

El talón de Aquiles radicó en la malaría: Tres pelotas en el travesaño e infinitas chances desperdiciadas. Chávez no pudo sacarse la mufa pero entregó el cien por cien. Por suerte la justicia divina existe, ahí apareció Pfund con un frentazo . El resultado no refleja lo que pasó, ni por asomo. Si el cotejo terminaba 2 o 3 a 0 nadie decía nada. El conjunto de Adrogué le hizo precio a un monstruo de la categoría. El Bicho intentó en el segundo tiempo sin embargo, los ataques del Trico resultaron más peligrosos. En una tarde de eficacia el marcador terminaba en goleada.

La historia va a decir que el elenco del Flaco venció a Argentinos en su primer choque oficial. El gigante, perdió sin objeciones ni reproches. Además, el Gringo, peso pesado del fútbol internacional, se fue del Arandilla con una derrota. Brown lo hizo posible. Nada de recetas mágicas, solo humildad y entrega por la camiseta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s